Saltar al contenido
Inicio » Aspectos clave antes de comprar una vivienda usada

Aspectos clave antes de comprar una vivienda usada

Compartir en:

Comprar una vivienda usada puede ser una excelente opción para aquellos que buscan adquirir una propiedad con carácter y encanto, o incluso para aquellos que buscan un precio más asequible. Aunque son muchos los proyectos de vivienda nueva que hay en el país, las casas y apartamentos usados también son una buena opción, ya sea por comodidad, inmediatez de entrega o ahorro.

Debemos tener en cuenta que comprar un inmueble requiere una planificación cuidadosa y una investigación exhaustiva. Al considerar los aspectos clave y buscar asesoramiento profesional como el que ofrece Credifamilia, puedes tomar decisiones informadas que te ayuden a encontrar la vivienda usada perfecta para ti. La inversión en una vivienda es una de las más importantes que realizarás en tu vida, así que tómate el tiempo necesario para tomar la mejor elección.

Te puede interesar: ¿Cómo y por qué ahorrar para comprar vivienda?

¿Cómo comprar vivienda usada en Colombia?

Paso a paso para elegir tu vivienda usada ideal:

  • Define tus necesidades y presupuesto: Antes de comenzar tu búsqueda de una vivienda usada, es esencial definir claramente tus capacidades económicas. Considera cuántas habitaciones necesitas, la ubicación deseada, las comodidades que valoras. Esto te ayudará a filtrar las opciones disponibles y a enfocarte en las propiedades que se ajusten a ti.
  • Investiga el mercado: Realiza una investigación exhaustiva del mercado inmobiliario en la zona que te interesa. Examina los precios promedio de las viviendas usadas en esa ubicación y compáralos con tu presupuesto. Internet también puede ser una fuente de información para analizar los precios de los inmuebles similares de manera más rápida.
Crédito de vivienda usada
  • Inspección de la propiedad: Antes de cerrar cualquier negociación, es esencial realizar una inspección exhaustiva de la propiedad. Esto implica no solo una inspección visual, sino también la contratación de un inspector profesional para que evalúe el estado de la vivienda. Busca posibles problemas estructurales, sistemas eléctricos y de plomería. Esta inspección puede revelar problemas ocultos que podrían resultar costosos en el futuro y te permite tomar una decisión acertada.
  • Antecedentes legales y documentación: Asegúrate de revisar cuidadosamente la documentación legal de la propiedad, exigir su tradición y libertad, escrituras, impuestos, deudas pendientes y cualquier restricción en el uso de la vivienda. También verifica si la propiedad tiene todos los permisos y certificaciones necesarios. Contar con un abogado especializado en bienes raíces puede ser de gran ayuda para garantizar que todos los aspectos legales estén en orden.
  • Negociación y asesoría: No temas negociar el precio de la vivienda usada. En muchos casos, los vendedores están dispuestos a hacer concesiones. Además, considera la posibilidad de contratar a un agente de bienes raíces que te guíe en el proceso y te represente en las negociaciones. Su experiencia puede ser invaluable para asegurarte de obtener el mejor trato posible.

Te puede interesar: ¿Qué es un crédito hipotecario?

  • Costos adicionales: Recuerda que comprar una vivienda usada implica costos adicionales, como comisiones de agentes y posibles reparaciones o renovaciones. Asegúrate de tener un colchón financiero para hacer frente a estos gastos sin comprometer tu estabilidad económica.
  • Beneficios fiscales y financiamiento Investiga si puedes obtener beneficios fiscales en la compra de una vivienda usada. Algunas regiones ofrecen reducciones en los impuestos de transmisiones patrimoniales, especialmente si eres joven, parte de una familia numerosa o cumples ciertos requisitos. Además, asegúrate de elegir un crédito hipotecario seguro y con respaldo antes de avanzar en la compra, recuerda que Credifamilia te ofrece el pre-aprobado de tu crédito para vivienda usada sin filas, fácil y rápido.

Equipo de contenidos  Credifamilia S.A

Suscríbete al Newsletter de Credifamilia